Consejos útiles para cambiar cuerdas


Cambiar una o varias cuerdas es muy fácil siempre que tengamos en cuenta algunas consideraciones importantes. En primer lugar, si queremos cambiar todas las cuerdas del violín es muy importante que no quitemos las que ya estaban puestas todas a la vez, ya que:

- el puente se mantiene en su posición única y exclusivamente por la presión que ejercen las cuerdas sobre él. Por eso si las quitamos todas caerá y podrá incluso dañar el violín.
- el alma también se mantiene en su posición entre tapa fondo por dicha presión, y es muy posible que
también caiga.





Por eso como mucho quita dos cuerdas a la vez y preferiblemante que no sean consecutivas (Sol y La o Re y Mi).






A continuación detallo los pasos a seguir para cambiar una cuerda.

1. Sujeta bien y cómodamente el violín en una posición que te permita trabajar. Yo lo suelo coger así:



2. Retira la cuerda antigua. Primero destensaremos la clavija girándola hacia nosostros y estirando la cuerda con cuidado hasta sacarla de la clavija. Después la desenganchamos del cordal.

En el caso de que la cuerda se haya roto es el mismo procedimiento; simplemente ten cuidado de no hacerte daño en la zona de cuerda rota.


3. Poner la cuerda nueva. Primero miraremos que tipo de terminación tiene la cuerda; si de bola (la más frecuente) o de lazo (algunos modelos de cuerda Mi para adaptarla al tensor). En el caso de las cuerdas de tripa tendremos que hacer un nudo que sustituya a este final para engancharlo al cordal.

Cogeremos la cuerda por el lado sin terminación y la pasaremos, como si se tratase de enhebrar una aguja, por el agujero de la clavija, dejando que sobresalga un poco.





A continuación iremos girando la clavija en dirección a la voluta del violín vigilando que la cuerda se vaya enrrollando lo más pegada posible.





   














En el caso de que haya muy poco espacio entre clavijero y cuerda, enrolla una o dos vueltas hacia el centro del clavijero y después continúa con normalidad hacia el clavijero.







Cuando hayas dado ya unas vueltas a la cuerda y la longitud sea ligeramente mayor a la que tendrá la cuerda colocada en el cordal coloca el extremo de la bola.




Ves tensando poco a poco la cuerda y comprueba de vez en cuando que el puente está recto, puesto que es frecuente que se vaya inclinando hacia el batedor al girar las clavijas.



Finalmente comprueba la afinación con un afinador o el diapasón y ten en cuenta que la cuerda tardará unos días en estabilizar la afinación al estar sometida por primera vez a su tensión. Comprueba mientras estudias que no se haya desafinado demasiado.

Por eso es muy recomendable, si no te corre demasiada prisa, que cambies las cuerdas de una en una, porque si no estudiar puede convertirse en un aunténtico quebradero de cabeza!

  

5 comentarios:

Unknown dijo...

Me parece genial este tipo de consejos!!!
Muchas gracias por compartirlos!

Marta López de Francia dijo...

y si en vez de bola fuera con lazo, como se pondría ??

Nausica Berni dijo...

Hola Marta! Tendrías que tener un afinador especial para cuerda de lazo, ya que no lo podrás enganchar en el agujero del cordal ni en un afinador normal.

Laura Edith Cruz Rodriguez dijo...

hola acabo de comprar me un juego de cuerdas pero no me fije que eran de lazo como coloco este tipo de cuerdas?

Nausica Berni dijo...

Hola! Necesitas un afinador especial, tienen como un gancho en vez del espacio para colocar la bola

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...